¿Qué es la Terapia Craneosacral?

 

La Terapia Craneosacral (TCS) es una terapia manual suave para evaluar y mejorar el funcionamiento de un sistema fisiológico llamado - el sistema craneosacral -  compuesto por las membranas y el fluido cerebro espinal, que protegen el cerebro y la médula espinal.

 

Utilizando un toque suave, generalmente no mayor de 5 gramos, el terapeuta relaja las tensiones del sistema craneosacral mejorando el funcionamiento del sistema nervioso central y periférico. 

De esta manera se relajan las tensiones profundas del cuerpo y se refuerzan sus propios mecanismos de auto curación.

 

Fue desarrollada por el Dr. John Upledger que investigó las bases del Dr. Sutherland, padre de la osteopatía craneal.

Observó el movimiento del cráneo y su importancia para las funciones vitales.

 

 

Liberación Somato Emocional

La Liberación Emocional es un proceso terapéutico que usa y expande los principios de la terapia craneosacral para ayudar a la mente y al cuerpo a quitar los efectos residuales de cualquier trauma.

El Dr. John Upledger y el biofísico Dr. Zvi Karni descubrieron que el cuerpo a menudo retiene (en vez de disipar) fuerzas físicas. Esto es el resultado de un accidente, daño o trauma emocional. Aislando el área en disfunción.

Aunque un cuerpo razonablemente sano puede trabajar y adaptarse a un trauma, se requiere una energía extra para llevar a cabo las funciones corporales normales.

Conforme pasan los años, el patrón adaptativo del cuerpo va perdiendo su efectividad: los síntomas y las disfunciones empiezan a aparecer, siendo cada vez más difíciles de ignorar o suprimir.

la terapia craneosacral ayuda a relajar estas tensiones.

 

La Terapia Craneosacral puede ser de ayuda en:

- Dolores de cabeza/ Migrañas / Vértigo

- Dolores articulares y musculares

- Fibromialgia / Fatiga crónica

- Escoliosis / Cifosis

- Dolores menstruales / Menopausia / Desequilibrios hormonales

- Insomnio

- Desórdenes infantiles: Problemas del  lenguaje / Déficit atención / Hiperactividad / Autismo / Trastornos del aprendizaje / Crecimiento

- Alergias / Asma / Sinusitis

- Problemas en la Articulación Témporomandibular (ATM) / Ortodoncias

- Transtornos auditivos y visuales

- Transtornos emocionales

- Transtornos del sistema vascular

- Transtornos digestivos

Terápia Craneosacral pediátrica

La Terapia Craneosacral es una terapia manual suave especialmente indicada en bebés y niños.

 

 

¿Como es una sesión de Terapia Craneosacral Pediátrica?

 

Los ninos descansan vestidos encima de la camilla o con sus padres. A veces se sientan, gatean, caminan o juegan con los juguetes en el suelo durante el tratamiento. No es necesario que permanezcan inmóviles.

 

Las técnicas se adaptan a las necesidades de cada niño, la presión es muy suave, no suele exceder los 5 gramos, algunes veces los niños liberan emociones durante el tratamiento,

 

La mayoría de los niños encuentran las sesiones muy relajantes y es posible que después duerman durante un tramo más largo de lo habitual.

 

La TCS puede ser efectiva para un amplio abanico de condiciones en los niños y adolescentes como: cólicos del lactante, estreñimiento,reflujos,dolores, pérdida del ciclo del sueño, tortícolis, déficit de atención, hiperactividad, dislexia, miedos y fobias, parálisis cerebral, problemas motores, posturales, ortodoncias, infecciones recurrentes.

 

Durante el proceso de nacimiento, la cabeza del bebé se moldea para pasar por la pelvis de la madre, después los huesos tienen que volver a su posición normal, sino se corrigen, pueden interferir en la función del nervio vago; dando lugar a: cólicos, problemas respiratorios, deglución, digestivos o sensorio-motrices.

 

 

La evaluación y el tratamiento después del parto pueden minimizar o relajar esas restricciones, así como los efectos de un parto prolongado, extracción con ventosa, fórceps o cesárea.

Terapia Craneosacral Obstétrica

La TCS ayuda al cuerpo de la madre a acomodarse al crecimiento y desarrollo del bebé, que irá cambiando su posición, y puede causar dolor de espalda, ciática, que sea difícil encontrar la posición para dormir, tirones en el área pélvica …

 

Prepara la madre y el bebé para el parto mejorando el espacio y la posición del bebé mediante la flexibilización del cuerpo 

 

La Terapia Craneosacral puede ayudar a:

 

- Mejorar El dolor de espalda o ciática, dolores pélvicos, los calambres

- La función y la fuerza de la pelvis,

- La posición del bebé para el parto,

- La recuperación de la episiotomía o desgarros.

- Facilitar la recuperación de un parto por cesárea.

- Resolver el dolor de espalda post epidural.

- Devolver la estabilidad pélvica.

 

Posparto

 

Los tratamientos durante el  posparto ayudan en la realineación estructural de la columna vertebral y la pelvis y la rehabilitación de los músculos sobrecargados o debilitados durante el embarazo. Facilita la cicatrización, especialmente para las madres que han tenido partos por cesárea.

 

 

Preguntas frecuentes

¿Qué se puede experimentar durante una sesión?

Las experiencias durante una sesión son tan individuales como clientes y profesionales.

 

También puede ser diferente de una sesión a otra.

A veces, el cliente puede relajarse profundamente, o incluso

quedarse dormido, casi sin notar la evaluación y tratamiento. Mientras que otros experimentan diversas sensaciones en el cuerpo.

Hay veces que cuando los tejidos se desanudan hay una

liberación de energía emocional atrapada. Relajando y

re-experienciando el trauma pasado asiste al cuerpo a revertir la

disfunción y recuperar la movilidad.

Este proceso se llama Liberación Somatoemocional.

Aunque nuestros cuerpos se pueden adaptar a estas

restricciones, necesita mas energía para realizar sus

funciones del día a día. El terapeuta siente el

ablandamiento físico de los tejidos mientras ocurre la relajación y luego facilita su integración.

 

¿Qué puedes sentir después de la sesión?

Al igual que las personas experimentan de manera

diferente las sesiones de TCS, los resultados

inmediatos también son muy diversos.

 

El estado de relajación puede durar unas horas; otros

pueden experimentar un aumento de la energía. Una

reducción del dolor o un aumento de la movilidad suele ocurrir después de la sesión, o se puede desarrollar gradualmente a lo largo de los próximos días o semanas. Ya que la TCS ayuda a

recuperar los procesos naturales

del cuerpo, suele suceder que la mejora siga semanas después de la sesión.